Cómo se desarrolla una sesión

1. Desarrollo de una sesión

La duración media es de entre 30 a 45 minutos. Después de haber señalado los motivos de su consulta, la persona va a tumbarse sobre la camilla, casi siempre vestido. Los ritmos vitales son más fáciles de percibir a traves de una ropa ligera. El terapeuta no está « distraido » por otras perceptions y la persona se siente más a gusto.

La primera parte del trabajo es una bùsqueda micropalpatoria permitiendo encontrar la etiologia responsable del desorden observado, es la puesta en evidencia de las cicatrices patógenas.

La segunda parte consiste en buscar el sintoma que ésta provoca. Concretamente, el terapeuta conserva en una mano la causa (la cicatriz ) y busca con la otra mano la consecuencia (el sintoma ) recorriendo la linea mediana del cuerpo en búsqueda del nivel afectado. Una vez este nivel definido, busca con una palpacion transversal de este nivel, el tejido afectado que le permite encontrar el sintoma y su localización  en el cuerpo que se manifiesta por una restricción entre el tejido encontrado en el nivel y el órgano afectado.

En este momento, es posible decir aproximadamente la fecha en la cual el evento se ha instalado solicitando palpatoriamente una respuesta del órgano a una fecha definida por el terapeuta. El organismo del paciente reacciona a esta fecha y la restricción   es percibida como amplificada por las manos del terapeuta. Aunque el elemento que permite comprender totalmente este fenómeno no esté aun expliqua, la fijacion de la fecha del traumatismo es una información  interesante a recopilar puesto que ésta permite al paciente de mejor situar el origen del desarreglo. Comprender las causas pasadas de los dolores presentes es también hacer prevención .

Una vez identificada y localizada, la cicatriz es estimulada, lo que va a provocar los procesos de autocuración  , de forma prácticamente instantánea. Es un diálogo  en directo con la memoria tisular de la persona, efectuado por via palpatoria, sin otro soporte. El mecanismo de autocorrección  se obtiene de esta manera, tanto sobre los adultos que sobre bebés o incluso animales.

2.Después de la sesión

Los desordenes importantes, que no han podido ser gestionados a tiempo y que estan en relación con el motivo de la consulta, han sido encontrados y despertados, presentados de nuevo por el terapeuta. Después de la sesión, el organismo comienza a evacuar provocando un mecanismo de eliminación. La persona, muy amenudo, se va a sentir cansada durante 48horas. Durante esos dos dias, algunos dolores o emociones ligadas a las cicatrices patógenas liberadas pueden subir a la « superficie ». Aconsejamos a las personas  hidratarse bien y  no hacer esfuerzos inutiles con el fin de facilitar esta eliminación.

3. Número de sesiones nécessaires

Una segunda sesión puede ser propuesta unas semanas más tarde, si la primera no ha sido suficiente, o en un periodo de tiempo más corto si el problema es agudo. Tres sesiones para un mismo sintoma son el máximo, a partir de ahi, el terapeuta debe tener la honestidad de reorientar a la persona  sabiendo, o bien que no ha conseguido encontrar la etiologia responsable, o que la patologia ha llegado a un estado de no recuperación. Dos o tres sesiones anuales pueden igualmente ser propuestas para mantener un buen estado de salud. Ciertas patologias évolutives pueden necesitar sesiones regularmente.